Miedos

Miedos.

Los miedos, cuanto mas intrínsecos mejor, son la mejor vía para que nos manipulen.

Dicen que la razón nos hace humanos, no sé, tal vez sea así. Lo cierto es que la razón y el pensamiento racional nos protegen de la manipulación constante a la que estamos sometidos basada en el uso de las emociones. ¿Y que emoción nos hace mas vulnerables que el miedo?

No pretendo entrar en la discusión sobre el populismo como corriente política basada en en uso de las emociones, ni en el marketing comercial ni en nada parecido. Dicen que los animales pueden oler el miedo, que aprovechan para atacar cuando huelen el miedo en el aire, ¿alguien sigue creyendo que los humanos no somos animales?

Cada día mas creo percibir este olor, cuando leo, oigo o veo las noticias, cuando paseo por la calle, cuando estoy en el trabajo, incluso cuando de noche mi cerebro procesa a toda velocidad las experiencias vividas llenando mi sueño de pesadillas.

Miedos intrínsecos, si, pero no demasiado evidentes. No vamos a usar el miedo a la muerte … de tan claro no permite una manipulación sutil. Tampoco el miedo al hambre … demasiado “animal”. Seguro que son los mas potentes, los tenemos inscritos en los genes. Vivir, comer, reproducirse …. esto es lo que hay detrás de toda persona, maquillado o no, a lo que podemos añadir deseos y ambiciones de sobresalir, de ser conocidos, de dejar huella.

Al final somos animales sociales, tenemos muchos ejemplos en la naturaleza, animales que viven en grupo porqué ello los hace mas fuertes y aumenta su posibilidad de sobrevivir. Y en nosotros hay un miedo intrínseco a no pertenecer al grupo, miedo derivado de los temores primordiales al hambre y a la muerte, porqué quien no pertenece al grupo tiene muchas mas posibilidades de no comer y morir joven sin llegar siquiera a reproducirse. Y este miedo es mucho mas sutil, pero no por ello genera menos carga emocional, y por ello es mas susceptible a ser usado para la manipulación en masa.

Y el uso del miedo en la manipulación nos hace irracionales.

No soy psicólogo, ni antropólogo ni sociólogo ni politólogo ni nada por el estilo. Soy una persona “normal” que huele como en el 80% (o mas!) de los mensajes que percibe se usa el miedo a la exclusión y la necesidad de pertenecer al grupo. ¿Queréis saber donde?

  • En los nacionalismos separatistas crecientes, basados en un sentimiento inicial de exclusión del grupo al que se pertenece (motivado o no por la historia mas o menos reciente): si no pertenezco a tu grupo, me voy y constituyo el mio, cueste lo que cueste y le pese a quien le pese.
  • En los nacionalismos centralistas también crecientes: el grupo es mas fuerte cuanto mas grande y, podríamos añadir, mas homogéneos. Donde se percibe continuamente el argumento escondido “mi fortaleza está en el grupo” y el miedo a la disgregación del mismo genera las mismas emociones que permiten que seamos manipulados.
  • En el discurso de TODOS los partidos políticos, sean populistas o no, nacionalistas o no, de derechas o de izquierdas. Ya no recuerdo la última vez que vi un programa político basado en ideología y acciones.
  • En la necesidad de pertenecer e identificarnos con tribus urbanas, colectivos, …
  • En el crecimiento de las redes sociales donde, si no tenemos suficiente con el grupo físico, podemos pertenecer a grupos virtuales. Y somos susceptibles a la manipulación por ellas
  • En la potenciación del consumismo mediante fiestas y celebraciones colectivas en las que si no participas no perteneces al grupo.

Y el miedo conduce a la agresividad, reacción fisiológica que nos prepara para la defensa o la huida, e instinto básico en que el ataque es usado como mejor defensa a una agresión física o virtual, real o percibida. Agresividad presente en todas las facetas de la vida, desde las noticias de conflictos armados, conflictividad laboral, conflictos sociales, amenazas, acoso, conducción agresiva, e incluso cuando paseo por una acera y me siento presionada y agredida por patinetes y otros peatones.

Como decia Groucho Marx:

Paren el mundo que yo me apeo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *